15 años de Starcraft

starcraft2hots_logo-100029470-large

A principios de este mes apareció Heart of the Swarm, la esperada extensión del juego Starcraft 2, secuela del mítico Starcraft que esta semana, coincidiendo casi con el lanzamiento de su extensión, celebraba su 15 aniversario. Sí amigos, 15 añitos hace desde que apareció Starcraft y nos dejó a toda una generación de adolescentes marcados de por vida.

Estos días he estado jugando la reciente extensión, y también he instalado el Starcraft original para rememorar viejos tiempos y refrescar la historia, y la comparativa entre ambos no es tan desequilibrada como pudiera parecer en un principio.

Empezaré con la extensión: Heart of the Swarm es la campaña Zerg de la trilogía que conformará Starcraft 2, y está protagonizada por la reina de espadas, la criatura anteriormente humana y conocida como Sarah Kerrigan que fue transformada por el enjambre y convertida en una de sus agentes. El problema viene en que en el final de Wings of Liberty, -el anterior capítulo-, la reina de espadas era ‘humanizada’ de nuevo, con lo que empezaremos esta campaña con una Kerrigan llena de dudas, todo lo opuesto a la fría y perversa criatura que era antes, una especie de agente del caos cyberpunk, y aunque al final la cosa cambia un poco, si esperabas que esta fuese la campaña de los malos, una especie de ‘el imperio contraataca’ en el que Terran y Protoss aprieten el ojete y lo pasen jodidamente mal, esta no es tu campaña. Aunque Kerrigan se cobra su venganza, los Terran salen bastante bien parados, y aunque se sientan las bases de lo que será la campaña Protoss, la aparición de estos es casi anecdótica.

StarCraft-II-Heart-of-the-Swarm

Otra cosa que no me gusta del Starcraft 2 es la separación de la campaña en capítulos. Esto les vendrá muy bien para organizar la campaña y tener muchos y variados logros (la versión moderna de medirse la polla), pero limita y entorpece la narración fluida de la historia. Esto se nota sobretodo en Heart of the Swarm con el capítulo de Zerus, que se podría haber solventado en un solo mapa, pero que en su lugar tiene 3 misiones que aportan poco o nada a la historia general y te hacen enfrentarte a bichos multicolores que no motivan nada; reconozcámoslo: en la campaña Zerg lo que motiva es partirle el ojete a Terran y Protoss, no romperte la cara con tus primos pobres.

Antes de empezar con el segundo punto negativo haré unas aclaraciones: Starcraft fue un referente mundial, pero en Corea fue un bombazo realmente impresionante, con partidas televisadas y con jugadores con tratamiento de super estrellas deportivas, por eso Starcraft 2 fue un juego muy ‘orientalizado’ por Blizzard. Segundo punto aclaratorio: a mi lo oriental no me gusta.

Seguimos con los puntos negativos: la historia. Muy simple y plana, carente de la intriga y los giros argumentales del Starcraft original, ni de sus momentos ultra épicos. Starcraft 2 a nivel argumental parece un anime japonés para quinceañeras, personajes planos y arquetípicos hasta la repugnancia, y situaciones absurdas carentes de sentido, con momentos destacados como la despedida entre Raynor y la doctora de Wings of Liberty, uno de los momentos más ñoños y bochornosos que recuerdo; o la traición de Tychus, que te la venden como uno de los momentos impactantes de las misiones finales pero en realidad llevávamos 20 misiones esperando a que se produjera de lo telegrafiado que estaba el tema. Igual a alguien le gusta, pero ya he dicho que a mi lo oriental ni fu ni fa.

Pese a esas críticas, Heart of the Swarm es un buen juego, con pocas novedades sustanciales con respecto al motor de juego, aunque muchas pequeñas mejoras sobre todo en la interfaz y en el modo multijugador, que es realmente la bandera de este juego. La campaña es algo más corta que la de Wings of Liberty, y bastante más fácil, aunque para los mancos que no jugamos en brutal no es que sea ningún problema.

Starcraft-2-Heart-of-the-Swarm-preview-3 1361136961_starcraft-2-heart-of-the-swarm-1

Y ahora volviendo al Starcraft 1, esa gloria que marcó época, esa odisea espacial con 3 o 4 momentos épicos por misión, y con personajes que desprendían carisma en cantidades industriales. Starcraft 1 fue una revolución en los RTS, no solo por sus gráficos, que han envejecido muy bien y a muchos nos siguen gustando más que los nuevos (me encanta ese estilo metalizado y sucio), sino porque a nivel de mecánicas de juego y usabilidad era toda una revolución en el mundillo, cosas como por ejemplo poder seleccionar grandes grupos de unidades era algo nuevo para los que veníamos de Dune 2 o Warcraft. Estos días he vuelto a jugar a Starcraft 1, y aunque los gráficos como he dicho me siguen pareciendo atractivos, la jugabilidad en cambio es infernal, sobre todo habiendo probado las nuevas mecánicas de juego de Starcraft 2 y sus atajos. Aún así todavía sigue siendo rejugable, y como he dicho, el argumento es infinitamente mejor que el de su secuela.

starcraft_4

Anuncios

0 Responses to “15 años de Starcraft”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Flashbacks

RSS Últimos temas escuchados

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Licencia

Creative Commons License


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Member of The Internet Defense League


A %d blogueros les gusta esto: