El rastro de Cthulhu

Que no está muerto todo lo que yace eternamente, y tras los eones, incluso la muerte puede morir

Del Necronomicon

Tengo casi asumido que no voy a jugar (principalmente por falta de jugadores, que no por falta de ganas), pero de todas formas me he hecho finalmente con el reglamento de El rastro de Cthulhu, el último juego de rol basado en los mitos de H. P. Lovecraft y que usa el novedoso sistema de juego llamado Gumshoe, especialmente diseñado para partidas de de investigación.

Aunque no vaya a jugar, es un placer recorrer sus páginas, volver a sumergirme en las reglas, en la ambientación, volver a sentir el gusanillo por escribir tramas, por idear formas grotescas e indecentes de llevar a los jugadores a la locura. Me ha traído también un montón de recuerdos de mis tiempos mozos en el instituto, cuando nos iniciamos en los juegos de rol de la mano de aquella edición de La llamada de Cthulhu de Joc Internacional fotocopiada de la biblioteca.

No voy a hacer ninguna reseña porque aún no lo he terminado de leer, y además Zonk-PJ, de Demonio Sonriente ya hizo una extraordinaria video reseña que pongo a continuación en la que desgrana las características más importantes del juego, es media horita de charla, pero vale la pena.

Anuncios

2 Responses to “El rastro de Cthulhu”


  1. 1 Jose Luis Gimeno 11 octubre, 2011 en 04:37

    Cuenta con mi hacha para jugar

  2. 2 Ulthar 11 octubre, 2011 en 09:25

    Guay, pero mejor si puedo contar con un revolver.

    ;-)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Flashbacks

RSS Últimos temas escuchados

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Licencia

Creative Commons License


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Member of The Internet Defense League


A %d blogueros les gusta esto: