Resfriado

Un día estás bien, casi mejor que nunca, sin embargo a la mañana siguiente tienes la garganta como un rallador de queso y cada vez que tragas saliva o comes algo sientes como si pasasen cuchillas por ella y quieres morirte. Esto dura un par de días, luego progresivamente va desapareciendo, al mismo tiempo que aparece un espeso dolor de cabeza y queda un tos continua y molesta. Entonces aparecen los mocos, primero esporádicamente, luego de forma continua, se tapona la nariz y no puedes respirar, y luego se alterna esta situación, taponado, grifo, taponado, grifo.

Después de esto mejoras solo para poder volver a empeorar. Se repite todo el proceso tantas veces como sea necesario hasta que estés harto del invierno y del frío y vuelvas a desear de nuevo que venga el verano, el calor, los sudores, los mosquitos y las quemaduras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Flashbacks

RSS Últimos temas escuchados

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Licencia

Creative Commons License


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Member of The Internet Defense League


A %d blogueros les gusta esto: